Sanidad no recomienda los tests rápidos de anticuerpos para el autodiagnóstico

Anuncios

– La finalidad es ampliar las medidas de detección precoz del coronavirus para reducir la tasa de incidencia en estos centros
– El cribado se realiza en los centros ubicados en departamentos o municipios con unas condiciones epidemiológicas específicas

La Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública ha ampliado las medidas de detección precoz del coronavirus entre el personal de los centros residenciales de mayores y centros de diversidad funcional, con el fin de disminuir la tasa de incidencia del virus.

Para ello, se están realizando cribados entre los y las profesionales de estos centros, tanto públicos como privados, aunque no exista un brote activo en esos momentos.

Según ha manifestado la secretaria autonómica de Sanidad, Isaura Navarro, tras la reunión que ha mantenido con representantes de la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunidad Valenciana (AERTE), “el objetivo es detectar cuanto antes un posible caso de coronavirus para evitar la transmisión del virus a personas tan vulnerables como son los mayores o las personas con diversidad funcional”.

Asimismo, ha añadido que “si aumentamos los cribados en los centros ubicados en zonas con un mayor riesgo de transmisión, podemos detectar posibles asintomáticos y evitar nuevos contagios”.

De esta manera, el cribado se realiza en aquellos centros que estén ubicados en un territorio que cumpla con dos condiciones epidemiológicas; por un lado, en los departamentos con incidencia acumulada de >500 casos por 100.000 habitantes y, por otra parte, en aquellos municipios con incidencia acumulada de >500 casos por 100.000 habitantes y >10 casos acumulados en los últimos 7 días.

Asimismo, la población diana que se realiza la prueba PCR, de forma voluntaria, es el personal de estos centros que no presente síntomas COVID-19 o que sea contacto estrecho en cuarentena, aquel que presente una IgG de serología positiva en los últimos tres meses o el que tenga una PDIA negativa en los últimos 14 días.

El objetivo de la Conselleria de Sanidad es reducir la incidencia de coronavirus en los centros de personas mayores y de personas con diversidad funcional. Gracias a este estudio de prevalencia de COVID-19 entre los y las profesionales, se puede realizar una detección precoz de la infección en personal asintomático con riesgo elevado por la situación epidemiológica de un territorio.

Hay que señalar la especial vulnerabilidad de las personas que residen en estos centros, por lo resulta necesario incrementar las medidas de prevención para evitar la transmisión del virus.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *