Las obras de rehabilitación del Palau del Almirall sacan a la luz dos ventanas góticas, una de ellas una ‘coronella’ del siglo XIV

Anuncios

– La segunda ventana, pintada de almagra roja y de estética militar, data de los primeros años de 1.300 y estaba completamente tapiada
– “Queremos preservar el patrimonio cultural de los valencianos y abrirlo a la ciudadanía para que todos podamos conocer de dónde venimos”, señala Vicent Soler



Las obras de rehabilitación que se están llevando a cabo en el edificio del Palau del Almirall, sede de la Conselleria de Hacienda y Modelo Económico, ubicada en la calle del Palau número 14 de València, han sacado a la luz dos ventanas góticas que hasta el momento estaban ocultas y no eran conocidas ni por el equipo técnico ni por los arqueólogos de las obras.

Se trata, por un parte, de una ‘coronella’, un tipo de ventana característico de la arquitectura civil del gótico en el territorio de la Corona de Aragón. En su forma original la ventana constaba de dos aberturas, divididas verticalmente por una pilastra central, sobre la que se sostenían dos arcos.

Esta ventana, que data de finales del siglo XIV, da directamente al patio central del edificio, por lo que podrá ser contemplada por los visitantes que accedan al inmueble, ya que la Generalitat prevé abrir al público una parte de este palacio. En la Comunitat Valenciana ya existe una referencia similar a este tipo de arquitectura con una ventana tipo “coronella” en el castillo de Benisanó.

La silueta característica de esta ventana estaba recubierta de material de obra y yeso de forma que aunque se veía una ventana, no se podía apreciar su forma original. En estos momentos, el maestro cantero y su equipo están trabajando en su recuperación, siguiendo las indicaciones de los arquitectos y arqueólogos.

Ventana de principios del siglo XIV

La otra ventana descubierta se ubica en la antesala de la zona noble del edificio. Estaba completamente tapiada y su hallazgo ha sido casual al realizar unas catas. En este caso se trata de una ventana mucho más antigua, de principios del siglo XIV, y que se sitúa continuación de un muro de tapia de la misma época.

Esta ventana aún conserva parte de su pintura original, que era almagra roja. La almagra es un pigmento empleado en pinturas artísticas y en alfarería y se considera una de las técnicas de decoración cromática más antiguas. Se caracteriza por su color rojizo.

La estética de esta ventana es casi militar. La lectura que se realiza por parte de los arqueólogos es que sigue la línea de la edificación que se hizo construir Pere de Vilarasa como vivienda. El Palau del Almirall contaba también con unos baños árabes en una zona anexa y con un horno de pan, lo que da muestran del poder económico y social de su propietario.

Recuperar el patrimonio histórico

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha conocido este jueves de primera mano la evolución de las obras y ha destacado que “se va a crear un itinerario cultural visitable, que permitirá conocer la evolución del Palau desde sus inicios hasta la actualidad. Queremos abrir nuestro patrimonio cultural a todos los ciudadanos”.

Las obras de remodelación del Palau del Almirall tenían como objetivo principal solucionar las patologías estructurales del edificio, hacerlo más eficiente energéticamente, y mejorar las condiciones de accesibilidad y las medias anti incendios, ya que la última reforma del edificio se llevó a cabo hace casi 30 años, ha explicado Vicent Soler.

“Pero al mismo tiempo nos planteamos también sacar a la luz todo el potencial histórico del edificio haciendo visitable la parte noble, las ruinas de la antigua ciudad romana que se esconde en el subsuelo y los alfarjes policromados de algunas salas. Ahora añadiremos nuevos hallazgos con estas ventanas únicas que se están sacando a la luz”, ha apuntado Soler.

Confinanciación de la actuación

La actuación, que tendrá un coste de 5.386.556 euros, será cofinanciada en un 50% por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder), a través del Programa Operativo de la Comunitat Valenciana, dentro del Eje Prioritario 4, que busca favorecer el paso a una economía baja en carbono en todos los sectores. Además, también permitirá aumentar la eficiencia energética de los edificios públicos, en línea con las prioridades del programa de recuperación económica Next Generation.

Asimismo, el proyecto cuenta con la financiación del Programa ‘1,5% Cultural’ del Gobierno central, que financia trabajos de conservación o enriquecimiento de bienes inmuebles del Patrimonio Histórico Español.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *