La Cátedra Deblanc financiará una investigación para detectar patrones en el blanqueo de capitales según su ubicación geográfica

Anuncios

– El organismo académico ha ejercido como auxilio técnico en nueve procedimientos judiciales y ha formado a más de mil profesionales de los juzgados y de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado


La Cátedra Deblanc, fruto del convenio entre la Conselleria de Justicia, Interior y Administraciones Públicas, y la Universitat de València, financiará un proyecto de investigación que pretende detectar patrones en el blanqueo de capitales según su ubicación geográfica. A la propuesta denominada Redes geográficas para la detección de blanqueo en España, dirigida por María Luisa Escriche, se le ha concedido una ayuda de 6.000 euros,

El proyecto de investigación parte de la premisa de que los blanqueadores de capitales se suelen organizar en grupos para llevar a cabo su actividad delictiva y que ésta responde a patrones tanto de estrategia como de ubicación geográfica que pueden ser representadas en modelos y estructuras de red para mejorar la eficiencia en el rastreo y detección de los delitos económicos y financieros por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de jueces y fiscales.

De esta forma, se realizará una división por grupos de los delitos de blanqueo según sus características, estructuras y, sobre todo, su localización geográfica de forma que permita a los investigadores definir una red de actividades ilícitas en función de su tipología. Una vez creados los modelos mediante métodos econométricos, podrán ser comparados y puestos a disposición de las autoridades judiciales y policiales.

Dado que una investigación en materia de delincuencia económica y financiera varía mucho en función del tipo de delito, pues algunos son especialmente difíciles de detectar, la idea de los investigadores es usar los patrones definidos en los delitos más simples como herramienta de aprendizaje que permita exportar el conocimiento adquirido a los casos más complejos.

La Cátedra DeBlanc, dirigida por José Manuel Pavía, fue creada hace dos años y medio por iniciativa de la Conselleria de Justicia, Interior y Administración pública que aporta 140.000 euros al año para su funcionamiento. Es una entidad única en España pese a que en otros países de Europa y en Estados Unidos hay organismos parecidos y muy utilizados por jueces, fiscales y policía.

En su vertiente formativa, durante 2019 la Cátedra llevó a cabo un total de veinte cursos para más de un millar de profesionales que han sido reconocidos por el Consejo General del Poder Judicial, facilitando de este modo la asistencia a los mismos de jueces y magistrados.

Asimismo, ya ha habido contactos con la Secretaría Técnica del Fiscal General del Estado para solicitar este mismo reconocimiento para los miembros del Ministerio Público que quieran completar su formación especializada en este ámbito.

También ha destacado la Cátedra en su actividad investigadora con la elaboración de dos informes que fueron puestos a disposición del personal de Justicia y de los Cuerpos de Seguridad.

De esta forma, la Cátedra ha puesto a disposición de la Administración de Justicia valenciana el conocimiento y las herramientas técnicas de análisis necesarias para auxiliar a la Justicia, los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado y las autoridades tributarias en la tarea de interpretar y examinar los datos generados por presuntos responsables de delitos económicos o de blanqueo de capitales.

En este sentido, la Cátedra ha ejercido formalmente como perito o auxilio técnico en nueve procedimientos incoados en los juzgados valencianos y han sido continuas las reuniones con jueces y con responsables de Policía Judicial para prestarles asesoramiento.

Además, los expertos de la Cátedra han elaborado un software especializado en manejo de grandes bases de datos que se distribuyó a la Fiscalía y de la Policía Judicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *