Estudian la influencia de la pandemia en el insomnio, la hostilidad y la depresión en pacientes con otras enfermedades

Selene Valero y José Gil, investigadora e investigador de la Facultad de Psicología y Logopedia de la Universitat de València, han estudiado los cambios en la conducta del sueño y la estabilidad emocional de pacientes sanos y con patologías previas antes y después de la pandemia de COVID-19.

A raíz de la epidemia, la salud mental de toda la población se ha visto afectada. El estudio de Valero y Gil, del Departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamientos Psicológicos, ha mostrado que un 40% de la muestra presenta síntomas graves o moderados de depresión. Un 30% afirma tener nerviosismo o preocupaciones recurrentes, síntomas típicos de la ansiedad.

Destaca el aumento de la hostilidad y la irritabilidad en personas sin patologías previas (la muestra no clínica del estudio), que ha afectado a las relaciones interpersonales, donde se hace más difícil la comunicación. Estas personas son, comparativamente, las que tienen menos problemas de sueño y se sienten más satisfechas con su vida.

El artículo publicado en la revista Know and Share Psychology indica que la muestra clínica (personas con algún tipo de enfermedad o trastorno) tan solo ha empeorado en su calidad de sueño durante la pandemia. Sin embargo, no muestran mayor irritabilidad y no hay indicadores de que tengan mayores niveles de ansiedad o depresión. Tampoco ha empeorado la percepción de su propia vida, lo cual podría ser explicado por haber recibido tratamiento durante la pandemia.

La autora y el autor señalan: “es relevante valorar estos aspectos porque permiten detectar de manera preventiva señales de riesgo en la adaptación a esta situación altamente estresante y prevenir el desarrollo de un trastorno psicológico o reducir la gravedad de los síntomas”.

Para llegar a estas conclusiones Selene Valero y José Gil pidieron a las 69 personas participantes en el estudio completar un formulario que serviría para “evaluar patrones de síntomas presentes en individuos”. Este cuestionario, llamado SCL-90, permite observar la presencia de hasta 90 síntomas de distintas patologías y trastornos psicológicos, pudiendo también establecer niveles de intensidad. Gracias a esta herramienta, pudieron establecer diferencias entre distintos miembros de la muestra y observar cambios en el tiempo.

Artículo: Valero, S. y Gil, J. (2021) Estudio comparativo en muestra clínica y no clínica: consecuencias psicológicas de la crisis derivada del Covid-19.  Know and Share Picology, Vol 2 (Nº3). DOI: https://doi.org/10.25115/kasp.v2i3.5044

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *