El Museo de Bellas Artes amplía su colección con la pintura flamenca del legado de Gerstenmaier

– Se incorporan 16 cuadros que complementan la pintura del arte europeo del siglo XVII
– Obras de Marten de Vos, taller de Rubens, Joost de Momper o Jan Van Kessel



La secretaria autonómica de Cultura y Deporte, Raquel Tamarit, acompañada por la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, el director del Museo de Bellas Artes de València, Pablo González Tornel, y el impulsor de la donación del legado artístico, Leoncio Fernández Vallejo, ha presentado la ampliación de la colección permanente del Museo de Bellas Artes con la incorporación de dieciséis nuevos cuadros de pintura flamenca perteneciente al legado de Rudolf Gerstenmaier.

La secretaria autonómica de Cultura y Deporte, Raquel Tamarit, ha destacado «la enorme generosidad de Rudolf Gerstenmaier y Leoncio Fernández por confiar un legado excepcional a nuestro museo. El Bellas Artes de València enriquece con esto aún más la colección de pintura barroca en su ámbito más internacional y se sitúa como espacio de referencia y de visita obligada de la ciudad. Sin duda estas obras ocupan ya el lugar que se merecen en nuestro espacio expositivo».

El director del Museo de Bellas Artes ha señalado que «el legado de Rudolf Gerstenmaier, como en su momento la monumental donación de Pere Maria Orts, esponjan la colección del Museo de Bellas Artes de València y la relanzan en el ámbito internacional». González Tornel ha resaltado que «el legado Gerstenmaier se imbrica perfectamente en la magnífica colección de pintura barroca del Museo y dialoga con otras piezas como el retrato de Francisco de Moncada de Anton van Dyck». Igualmente, ha subrayado que «la altísima calidad de las piezas que componen el legado, así como su excelente estado de conservación, convierten a la colección de pintura flamenca en una de las joyas del Museo».

Se trata de un conjunto de obras de la escuela de Amberes de finales del siglo XVI y principios del siglo XVII que se integran en la primera planta del edificio de la fase IV. Con estos cuadros se enriquece la colección de arte flamenco que ya poseía el Museo, que, junto con la pintura barroca española e italiana, proporciona al visitante una visión completa del arte europeo del siglo XVII.

Entre las nuevas piezas que se pueden contemplar destacan: ‘Virgen con Niño’, del taller de Rubens; ‘Adoración de los ángeles y los pastores’, de Marten de Vos; ‘Paisaje de montaña con mulas’, de Joost de Momper el Joven y Pieter Brueguel el Joven, y ‘Naturaleza muerta’, de Jan Van Kessel el Viejo. Este rico legado se relaciona de manera fluida con el arte del siglo XVII que ya poseía el Museo, muy completo en pintura italiana, con piezas de Massimo Stanzione, José de Ribera o Lucca Giordano, así como en obras de la escuela española, con lienzos de Murillo, Velázquez o Alonso Cano.

Hans Rudolf Gerstenmaier legó mediante testamento la colección de pintura flamenca que consta de 19 pinturas al óleo y 23 obras gráficas sobre diferentes soportes (grabados, aguafuertes, tintas sobre papel verjurado). La obra gráfica, por sus delicadas condiciones de conservación, permanecerá en los almacenes del Museo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *