El acoso escolar se produce sobre todo entre estudiantado del mismo género

Un estudio de las universidades de València (UV) y de la Universidad Católica de València constata que el acoso y la respuesta que provoca es diferente entre estudiantado de secundaria dependiendo del género. Concluye que el acoso escolar no es cruzado y que la reacción como testigo de la agresión es diferente: ellas tienden a buscar ayuda externa y ellos, o bien involucrarse en el momento, o bien a no actuar.

Los chicos destacan más en las “respuestas opuestas”, es decir, algunos optan más por intentar cortar la situación en el momento, pero otros se inclinan por no hacer nada. Por su parte, las chicas suelen tomar una posición intermedia en la que comentan la situación con personas externas: profesorado o familiares. Es una de las conclusiones a las que llegan Mario Alguacil, Paloma Escamilla y Sergio Aguado, investigadora e investigadores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (FCAFE) de la UV, en colaboración con Alba Bonet y Carlos Pérez, de la Universidad Católica de València.

El resultado más llamativo para los autores es la verificación de que el acoso no es cruzado entre géneros. Los chicos lo reciben de otros chicos y las chicas, de otras chicas. Además, el sentimiento de aislamiento o la reiteración en estas conductas no cambia entre ellos y ellas. Es decir, el género no provoca que acosen o sean acosados en mayor o menor medida.

Según Alguacil, “estos datos nos permiten no solo conocer la existencia de situaciones de acoso en la etapa secundaria sino cuantificar y clasificar esas acciones, de forma que podemos conocer en mayor medida qué actuaciones relacionadas con el acoso llevan a cabo chicos y chicas, y cuál es su percepción y reacción tanto del acoso sufrido como del infligido o presenciado”.

“En concreto, este estudio aporta información para entender mejor las diferencias en cuanto a la percepción y actuación frente al acoso en función del género”, afirma el profesor de la FCAFE. “Se trata de conocer más y mejor el problema y las variables que puede tener asociadas, para ser más efectivos tanto en la prevención como en la gestión de las acciones que se produzcan”, explica.

Para alcanzar estos resultados, el grupo investigador ha encuestado a 318 alumnas y 274 alumnos de educación secundaria. Se les pidió que completasen un cuestionario estandarizado y de uso habitual para este tipo de estudios. Compuesto de 25 preguntas, organizadas en 2 bloques, se obtiene información acerca de la vida relacional del alumnado y el abuso entre compañeros sufrido, infligido o presenciado y la actuación al respecto.

Artículo:

Bonet-Morro, A.; Alguacil, M. et al. (2022). Estudio comparativo de género sobre el acoso escolar: estrategias y acciones. Retos, Volumen 44, p. 45-52.  DOI: https://doi.org/10.47197/retos.v44i0.88111

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *